Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

El fue? o que no se apagaba 



Éxodo 3-, Patriarcas y profetas, págs. 255-260. 



Iguna vez te has gozado sentado frente a 
una fogata o viendo arder el fuego de la chi- 
menea en casa? Si no le añades leña al fuego, el 
fuego se apagará. En nuestra historia de hoy Moisés 
vio un fuego, pero no quemaba nada y tampoco se 
apagaba. 



abían pasado cuarenta años desde 
jj que Moisés había huido de Egipto. Él 
reconocía ahora que había sido un error. Matar 
no es parte del plan de Dios. Sin embargo Dios 
no lo había dejado. Él había protegido a 
Moisés mientras viajaba por el desierto. 
Moisés recordaba la primera tarde en 
Madián. Mientras descansaba cerca de un 
pozo, algunas pastoras vinieron a sacar agua. 
Ellas siempre sacaban agua para sus animales 
de ese pozo. Pero algunos pastores vinieron 

y trataron de 
espantarlas. 




Moisés vio lo que estaba pasando. Él las 
protegió de los pastores. Luego sacó agua para 
las ovejas que cuidaban las mujeres. 

Las mujeres llevaron a Moisés a su hogar y 
lo alimentaron. Su padre, Jetro, contrató a 
Moisés para que trabajara con él. Más tarde se 
casó con una de las hijas de Jetro, una de las 
pastoras. Y ahora Séfora y él tenían dos hijos. 

El Faraón de quien había huido Moisés 
había muerto. Pero los israelitas estaban peor 
que nunca. El nuevo Faraón era más cruel que 
el anterior. Cómo deseaba Moisés no haber 
tomado el asunto en sus propias manos. 
¡Deseaba nunca haber matado a ese egipcio! 
¡Si solamente hubiera esperado que Dios le 
mostrara cuándo actuar! Su pueblo podría 
haber estado libre ahora. 

Dios sabía que Moisés estaba listo para 
guiar a los israelitas. Había aprendido a ser 
humilde. Había aprendido a espe- 
rar en Dios. Había aprendido 
la paciencia mientras cuida- 
ba las ovejas. 

Un día Moisés estaba 
cuidando los rebaños de su 
suegro como de costumbre. 
Repentinamente, vio una 
zarza ardiendo. Moisés vio 
que la zarza se mantenía 
ardiendo. ¡Pero no dejaba de 
arder! ¡Tampoco el fuego se 
acababa! Así que decidió 
observarla de cerca. Cuando 
estuvo ante la zarza, escuchó 
una voz. 
-¡Moisés! ¡Moisés! -dijo 
la voz. 

-Aquí estoy, -respondió 
Moisés. 

-No te acerques. Quita tus 
zapatos. Estás pisando tierra 



Mensaje: 

Adoramos a Dios cuando 
somos reverentes. 



santa -dijo la voz-. Yo soy el Dios de tu 
padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y 
de Jacob. 

Rápidamente Moisés se quitó las sandalias 
y se postró. 

La voz continuó: -He visto la aflicción de 
mi pueblo. Y quiero que vayas a Faraón y le 
digas que deje ir a mi pueblo. 

-Pero, Señor, ¿quién soy yo para ir a 
Faraón? -respondió Moisés. 

-Yo estaré contigo, -prometió Dios-. 
Cuando hayas salido de Egipto, vendréis a esta 
montaña y me adoraréis. 

Moisés contestó: 
-Pero, ¿qué le voy a decir 
a los israelitas? ¿Quién les 
diré que me envió? 

-Di a los israelitas 
que el Dios de sus padres 
te envió. Diles que yo sé 
lo que está pasando. 
Diles que yo te he 
enviado para rescatarlos. 
Ellos te escucharán, 
-replicó Dios. 

-Yo sé que el rey de 
los egipcios no te creerá. 
Pero esto me dará una 
gran oportunidad. Yo 
haré muchas señales 
para que todos 
conozcan que yo soy 
el Dios verdadero. 

Cuando Dios lo dejó, 
Moisés debe haberse 
quedado junto a la 
zarza pensando y oran- 
do. Él amaba, honraba, y res- 
petaba a Dios. Aunque se sentía indig 
no, haría lo que Dios le había dicho. Por sus 



Versículo para 
memorizar: 

"Descálzate, porque el 
lugar donde estás es 
sagrado" 

(Éxodo 3:5). 




actos Moisés adoraría a Dios con verdadera 
reverencia y respeto. Tú también puedes ado- 
rar a Dios con reverencia y respeto. 




y^í^íy Lee la historia 
de tu lección a tu familia. ¿Que hizo 
Moisés durante cuarenta años? Si es 
posible, planea un viaje a un campo para 
ver algunas ovejas. A las ovejas frecuen- 
temente se las llama tontas. Pregunta a 
tu familia por qué. ¿Cuántas historias de 
"pastores" en la Biblia puedes recordar? 

• hM9 V canta algunos cantos 
acerca de animales; luego agradece a 
Dios por las personas que cuidan de 
ellos. 



ÜS)¡)® 



H G O 



y 



;oment 
~e la Bibli 



ante el culto 
,nte Horeb. 



%h)Q)W 



;es del culto, pon una rama pequeña en un vaso 
ja. Recorta algunos papeles con forma de llama y 
iréalas. Escribe una palabra del versículo para memorizar en c¿ 
de ellas. Pon a las llamas uv\ hilo para colgarlas sobre la rama. 
* enseñar el versículo de memoria a tu familia. 



1 1 y & ■ >vi íim ifí\i 



9h)CjWJ 



ide a tu mamá o papá que te ayuden a encen 
la llama de una vela para observarla. Canta 
¡entras observas las Ha 



TjDl 

y ^ & J Lean y comenten Éxodo 3:4 al 6 
durante el culto familiar. ¿Qué dijo Dios a Moisés 
que hiciera con sus zapatos? ¿Por qué no nos qui- 
I tamos los zapatos cuando entramos a la iglesia? 

Jy tV kJ t) V T^ta de llamar a un miembro de tu 
familia. Estén cerca uno del otro y luego vayan ale- 
jándose cada vez más. ¿Cuan lejos fuiste antes que 
ya no pudieran escucharse uno al otro? 

• ^•URJ ¿Cuáles son las tres partes de 
tu oído? (Consulta el diccionario). 

WiV*kJy , V Pide que Dios te ayude a escu- | 
char cuando te hable. 

L E 



v w Lean y comenten Éxodo 3.7 al 12 durante 
el culto familiar. Dibuja un cuadro o haz un modelo de 
cómo piensas que era la "Tierra prometida". 

09&W Dios hablaba de una tierra que fluía 
leche y miel. ¿Qué quería decir? Encuesta a todos en 
tu familia para saber cuál es su alimento favorito. 

™ ™ En un mapa mide la distancia de 
Egipto hasta el Monte Horeb. ¿Dónde estarías si 
viajaras esa distancia desde tu hogar? 

™ ™ Pide a Dios que bendiga a las perso- 
nas que están viajando. 



TJL1_ v JL$ 



9 ^ & v A)9Q D 5) con tu familia lean y comenten 
Éxodo 3:13 al 15. ¿Cómo se describe Dios a sí mismo? 
Busca tres cosas acerca de Abraham, Isaac, y Jacob. 
¿Qué significa tu nombre? Pregunta a tus padres por 
qué escogieron ese nombre. 

WllWkJ'V Canten "Santo, Santo, Santo" (Himnario 
adventista) luego, pide a Dios que te ayude a usar 
siempre su Nombre con respeto. 



V ^ J ^ En el culto de hoy lean y comen- 
ten Éxodo 3:16 al ZZ. ¿Qué tesoros prometió 
Dios a los israelitas que sacarían de Egipto? 
¿Cuál es la cosa más valiosa que posees? 
Repasen tu versículo de memoria juntos. 
Canten algunos himnos de alabanza; luego 
pide a Dios que te ayude a valorar bien las 
cosas. 

WtVkJUV Comienza a planear lo que 
necesitas para estar listo/a para el sábado. 



Cuando 

Dios habló a Moisés 

acerca de Canaán, el la llamó 

Tierra que fluye leche y miel". 

Eso significa una tierra llena 

de cosas buenas. 



VIjB R NE S 



whJ&UHj Antes de la puesta del sol, lustra 
tus zapatos para el sábado. Piensa en Moisés Mien- 
tras los limpias. 

W ív \0 U ÜJ Enciende algunas velas para el 
culto familiar. Durante el culto dramatiza la histo- 
ria de Moisés con tu familia. Sugiere que todos se 
quiten los zapatos durante el culto. 

wñJwJUiV Canten himnos de alabanza, luego 
invita a Dios para estar con tu familia en este día 
especial. 



ACERTIJO 



& I instrucciones: Fíjate en estas ilustraciones de la vida de Moisés. 



Primero, identifícalas y después enuméralas en el 
orden en que ocurrieron.